“Más loco que una cabra”

Los otrora pelagatos, hoy terroristas, delincuentes, seguidores de Fidel y Raul, nos dejaron a la postre un pais lleno de gente NEURÓTICA, donde los calmados y desestresados tuvimos que pagar un alto costo para no ser arrastrados por la nefasta corriente de ciudadanos intoxicados de una u otra forma por la amargura, la depresión, la inseguridad, la tristeza, el hambre y otras menudencias sociales.

Tanto los venezolanos que huyeron por las razones que fueran, tales como miedo, terror, o espejismo de poder vivir mejor en el asilo, con la excepción de unos cuantos que si la pegaron del techo, como talentosos médicos muy bien pagados tanto en Europa como en el norte, y otros, que aún lavando platos, sienten que están mejor que en Venezuela.

Antes del 6-D, los NEURÓTICOS eran la mayoría, ahora después de esa aplanadora electoral, una minoría es la que no puede dormir por terror a una llamada por ellos mismos, “intervención”.

Quienes tenemos roce absoluto callejero y patriota con todos los venezolanos, sabemos que el disfrazado socialismo revolucionario perdió adeptos como arroz, adeptos que aunque no comulguen del todo con la llamada “ultraderecha”, hemos sufrido y aprendido tanto, que difícilmente apoyaremos un comunismo disfrazado de CAPERUCITA ROJA, porque absolutamente todos, le vimos el hambre y la bocota al LOBO con ganas de devorarnos sin compasión.

Si, ciudadanos NEURÓTICOS fuera de Venezuela, locos por regresar, ciudadanos locos en Venezuela queriéndose ir, otros queriéndose quedar sin escuchar más mentiras en CADENA NACIONAL. Y lo peor, un “presidente loco como una cabra”, llamado así, por uno de los hombres fuertes del verdadero socialismo, altruista, bondadoso, igualitario, protector, que ha pasado por la presidencia de un país latinoamericano, sin pretender perpetuarse en el poder dictatorial, al contrario, porque quienes sí sabemos y practicamos la sencillez espiritual, lo seguimos y admiramos.

Le dejaré estas notas con las debidas explicaciones a mis nietos para que comprendan la amargura que convirtió a su padre en neurótico para poder resistir esta amarga experiencia de casi 2 décadas, sin huir del país y sin perder la dignidad ni el estatus con el cual nació.

No escribiré más al respecto, porque lo que les resta de vida será para pagar el dolor que me ha dado ver amigos perder kilos sin hacer dietas, amigas pedirme la borra del café que deja mi cafetera a diario para hacer su guarapo, otras que me han llegado a pedir los huesos del pollo que comemos para hacerle sopa a su familia.

Aprovecho para replicarle a quien respondió “estoy loco de amor por el país….”. Que cuando se quiere a un país, se quiere con criterio propio y amor verdadero a toda su gente, no al mapa con las riquezas en ese mapa contenidas, las diferencias ideológicas se resuelven de otra forma, más diplomática tal vez. Nunca, jamás, lastimando la SALUD, la INTEGRIDAD, la estabilidad y equilibrio de sus ciudadanos todos.

Que Dios se los regrese multiplicado.

Saludos,

Virginia

Twitter: equilibriolegal

Instagram: @virginiavillamedianamalpica

Facebook: Virginia Teresa Página Pública

Periscope: Virginia Villamediana