En todo este lío, quién es el más perjudicado?

Analizando un poco de cada tema, queriendo o sin querer, porque al fin y al cabo aunque una se aparte un poco de las noticias, pues las noticias están en todos lados, nosotros somos noticia y todos generamos noticias de una u otra forma.

Hay una cadena muy larga, cuyos eslabones más débiles son gente de clase media baja y clase muy baja.

Tal cual, la masajista que vive en guarenas y trabaja en la lagunita está sufriendo, descontenta, decepcionada porque al subir la gasolina, días atrás, le subieron el pasaje a las camioneticas que tiene que tomar para llegar a su trabajo.
Ya en noviembre/2.015 le habían subido los masajes a las clientas, muchas de ellas, no se dan masajes estéticos sino terapéuticos (por razones de salud). En diciembre/2.015 los volvieron a subir, enero 2.016 los volvieron a subir, a todas estas aduciendo el alto costo de la vida (inflación).

Cuando el aumento de la gasolina, volvieron a subir los costos, so pretexto del aumento del pasaje.

En los aumentos que empeoraron fuertemente en noviembre del pasado año, iban retirándose clientes por no poder pagar más de lo que ya pagaban, y así sucesivamente con cada aumento, hasta que llegó un momento ahora justamente, cuando ya quedan solo 2 clientes de 26 diarias que tenía el año pasado (2.015).

Como esa masajista que vive de lo único que sabe hacer, que tiene hijos menores que mantener, que tiene aún padres a los cuales arrimarles algo de dinero y buscarles las medicinas además, que aguanta el trote del traslado todos los días de su vida, de polo a polo en la gran Caracas porque no consigue trabajo más cerca de su vivienda ya que es una zona poco comercial para su oficio; bueno, así como ella hay millones de personas, con diferentes oficios y cuadros aún más rudos en nuestro país.

A los ciudadanos como nosotros, nos llevaron la gasolina (95) de 3 bolívares a 300 bolívares, y bueno, con todo el rollo de la crisis, y del gobierno sin dinero, nosotros, pues, lo pagamos con gusto, primero porque no nos iba a romper ningún hueso el aumento y segundo, por tender la mano simplemente.

Ahora bien, se asoman por ahí, unas declaraciones de un posible nuevo aumento de GASOLINA, Imaginamos que la razón es porque en el primer aumento fuimos condescendientes, comprensivos o tal vez pendejos.

Qué pasa si vuelven a aumentar la gasolina?

1.- Ya nadie se da masajes

2.- Ya nadie llevará su carro al autolavado

3.- Muchas féminas nos cortaremos el cabello para no pagar peluquería

4.- Ya no tomarán más personal ni en hogares ni en oficinas, bajo ninguna figura LABORAL

5.- Adiós propinas a los que se rebuscan por no tener salario

6.- Mis amigas y mi persona por ejemplo, estamos estudiando plomeria, electricidad y albañilería para evitar más gastos en nuestros hogares si se daña algo, lo que resta fuentes de trabajo a plomeros, electricistas y albañiles, si una mayoría hace lo mismo, de que van a vivir esas personas?
A nosotras desde niñas nos enseñaron a planchar, lavar, cocinar, porque esa era parte de la educación en los ratos libres.
Una se sabe maquillar, secar el cabello y hasta estamos tomando cursos de masajes para no tener que pagar. De qué va a vivir esa gente que antes nos hacían esos trabajos a cambio de un pago digno?

Quienes son los que pierden en esta dura y paradójicamente débil cadena de eslabones?

Si abusando de “nuestra nobleza”, o para echar vaina a esa “clase media alta”, aumentan la gasolina otra vez, lo cual representa un abuso, van a hacer comer desperdicios al mismo pueblo que “tanto amó EL GIGANTE COMANDANTE EN JEFE, ya fallecido”.

Entonces cabría preguntar, quién y para qué, con qué objeto se le quiere poner la soga al cuello al menos privilegiado?

Esta cristiana que suscribe, lo sabe, así como algunas (os) otros, pero muchos son víctimas y marionetas que aún no captan por dónde vienen los dardos y que una bolsa de comida también tiene un precio humillante.

Un segundo aumento de gasolina en Venezuela me temo sería como lanzarle un fósforo encendido a una bomba de suministros de ese líquido.

Para que predicar la PAZ cuando en el cerebro lo que hay es guerra?

Dios sabrá y nosotros abramos los ojos y reflexionemos.

Saludos,

Virginia

Twitter: equilibriolegal

Instagram: @virginiavillamedianamalpica

Facebook: Virginia Teresa Página Pública

“El corazón y la razón”

Esa nalgada que inevitablemente le tuvimos que dar a nuestro hijo, por la dimensión de sus travesuras y el caso omiso que hacía a los consejos, advertencias que ponían en peligro su integridad total.

Ese correazo de nuestro padre que nos rompió hasta sangrar una pierna a escasos cuatro años de edad, en plena niñez, porque nos gustaba mucho decir groserías y hacer morisquetas.

Ese castigo de nuestra madre al obligarnos todos los sábados a acudir al Teatro clásico (opera, zarzuela, etc), desde pequeñitas, el ballet y sus constantes exigencias de excelencia a cada rato “Virginia Teresa, es rápido y bien hecho”.

Esa separación abrupta y “definitiva” que hacemos con un novio, amiga, amigo, pareja, esposo, cuando nos sentimos violados, utilizados, ofendidos, lastimados, por algún fuerte motivo y tomamos esa decisión porque comprendemos que agotamos las vías del diálogo y ya lo que pudiera venir es más violencia en cualquiera de sus presentaciones.

Ese voto castigo que le damos a determinado gobierno (con el cual existe cierta identificación) por considerarlo injusto, descarrilado, etc.

Todas esas cosas las practicamos los sujetos activos con la razón a costa del sufrimiento del corazón.

Si, nos duele mucho más a nosotros dar la lección, imponernos de alguna manera, motivados por tener que obligar a determinada persona a comportarse correctamente (dentro de los parámetros de la rectitud, disciplina, educación y el buen vivir”

Esta práctica de vida, en nuestro caso, tanto como sujeto activo, como pasivo, nos ha dejado como siempre, como todo en la vida, una gran enseñanza.

Aunque nos duela el corazón, hay que imponer siempre la razón, es el “deber ser”.

Hay muchas veces que lastimar o herir susceptibilidades para que alguien que queremos, reaccione favorablemente y en su propio beneficio, porque los estamos o nos están salvando de un futuro fracaso o catástrofe.

Recuerden siempre esta frase: “Más vale una bofetada de una madre, que el beso de un(a) amigo (a)”.

Ahí les dejo eso hoy para la reflexión.

A los más jóvenes estoy segura les vendrá muy bien y a los “demás” también.

Saludos,

Virginia

Twitter: equilibriolegal

Instagram: @virginiavillamedianamalpica

Facebook: Virginia Teresa Página Pública

Qué parte de la lección no has entendido?

Vivir en nuestro país es un reto, un aprendizaje constante, una oportunidad para crecer, como en todas las crisis lo hacen los talentosos, como asevera un conocido magnate mejicano: “Cuando hay una crisis, algunos están intentando salirse. Es ahí cuando nosotros estamos intentando entrar”. Es sabiduría, es creatividad. Eso es viejo, eso no es de ahora, las crisis se inventaron para crecer unos y para que arrastren a otros, es cuestión únicamente de talento, sin perder la probidad, eso sí.

En cuanto a la INSEGURIDAD, por qué no has entendido que ya no podemos, ni debemos estar fuera de casa después de las 5:00 pm, ni salir de casa hasta que salga el sol? porque igual estamos corriendo el riesgo de ser atracados, secuestrados o simplemente víctimas de una bala perdida, etc. Solo con un séquito de guardaespaldas se puede andar por allí, en cualquier lugar del país, país que es absolutamente “ZONA ROJA”.

En cuanto a la SALUD, o tienes divisas propias para traer tus medicinas desde el exterior, o caminas y te mantienes activa (o) hasta lograr estar en tu peso ideal y no vivir las terribles consecuencias de la obesidad porque medicinas no hay, los hospitales fallan por faltas de insumos y otra alternativa para aliviar o desaparecer enfermedades es el REIKI, y esto no es propaganda, pero nosotros cuando hacemos pocos reikis al día, hacemos mínimo 10.

En cuanto a los ALIMENTOS, tenemos en primer lugar que estar muy claros en que el aceite, el azúcar, las harinas, el café, los enlatados, son venenos para el organismo. No se trata de estar de acuerdo con su desaparición, no, es que ha sido comprobado por médicos desde pediatras hasta oncólogos e internistas intensivistas, coincidiendo en la erradicación o moderación de estos productos o artículos de ingesta diaria.

Que debemos ingerir?

Frutas, verduras, legumbres, hortalizas; como no se consigue fácilmente o no hay producto para las tradicionales arepas, podemos perfectamente sustituirlas por tortillas de plátano verde o maduro, de yuca, de batata, etc. Los granos son maravillosos y SI se consiguen hasta en los supermercados. Siento mucho presentar estas alternativas, pero quede claro que no apoyamos la desaparición de nuestra variedad de alimentos, apegada o no a las recomendaciones médicas y nutricionales. Cada quien con sus propios hábitos.

Cabe mencionar que hay frutas y verduras que no se pueden, ni deben comprar por sus precios especulativos, como son por ejemplo, las manzanas y los aguacates, entre otros.

Ya nos aumentaron la GASOLINA, lo apoyamos pero no queremos que perjudique a los más necesitados, así lo expresamos antes y después de dicho aumento, pero de algUNA parte había que sacar dinero para los “gastos administrativos del estado”.

El vital líquido, el AGUA, he visto que desde ranchitos hasta mansiones, todos tienen sus tanques de agua adicionales para emergencias como las que vivimos, y el que no lo tiene, pues sencillamente llena hasta los vasos para esas emergencias.

En cuanto a la ELECTRICIDAD ya el miércoles próximo pasado, nos dieron la primicia que por ahí viene el aumento.

A quienes nos enseñaron aquello de “apaga la luz si no la estás usando Fulanito (a)”, no tenemos problemas, súbanla y suban esa tarifa desde ahora mismo si así lo requieren. 1 lavadora y una secadora a la semana es más que suficiente cuando se está bien organizado. A quienes nos enseñaron que tener mucho no significa despilfarro ni malgastar, no tenemos nada que temer, y a quienes nos encanta tener la casa iluminada y aromatizada con velas en la noche, mucho menos.

La televisión está tan cargada de violencia y terribles noticias que una buena lamparíta para leer un buen libro y un té, es sinónimo de paz, salud y romper con el rudo y cruel panorama mundial que a veces vemos tanto en las redes sociales como en los programas televisivos, pues para nosotros ya la radio no existe, lo siento, pero los gustos y opiniones son libres, para uno la radio ya pasó de moda hace bastante rato. De la televisión, solo buenas películas, programas de diversión y hasta comiquitas (depende el nivel de estrés que se tenga, ya no sufrimos ese mal, a Dios gracias).

Ya para concluir, atrás quedaron los largos almuerzos/cenas/rumbas, salvo para los escoltados.

Atrás quedaron muchas cosas que ya disfrutamos, pero aprendimos la lección.

Descubrimos que el mejor restaurante es nuestra casa y además se come sano, uno sabe ciertamente lo que está comiendo, como lo preparamos, con que calidad de alimentos e ingredientes, que tan pulcras son las manos que los hacen, estamos seguros y entre románticas velas, y si el vino nos embriaga, no hay peligro de estrellar el vehículo, como muchas veces nos pasó a nosotr@s, especialmente cuando los sacábamos nuevos del concesionario.

Mientras más complicadas estén las cosas, más hay que encontrarle el lado positivo a la vida.

Hay que saber DELEGAR funciones y “zapatero a su zapato”.

Saludos,

Virginia

Twitter: equilibriolegal

Instagram: @virginiavillamedianamalpica

Facebook: Virginia Teresa Página Pública

“Hijo, buen viento y buena mar”

Para los que tenemos hijos, tal vez sea tiempo de que suelten amarras:

LOS HIJOS SON COMO LOS BUQUES
Al mirar un buque en el puerto, imaginamos que está en su lugar más seguro, protegido por un fuerte amarre. Sin embargo, sabemos que está allí preparándose, abasteciéndose, y alistándose para zarpar, cumpliendo con el destino para el cual fue creado, yendo al encuentro de sus propias aventuras y riesgos.
Dejando su estela, y dependiendo de lo que la fuerza de la naturaleza le reserve, tendrá que desviar la ruta, trazar otros rumbos y buscar otros puertos. Pero retornará fortalecido por el conocimiento adquirido, enriquecido por las diferentes culturas recorridas y habrá mucha gente esperando feliz en el puerto para celebrar sus millas navegadas.
Así son los HIJOS, tienen sus PADRES como puerto seguro, hasta que se tornan independientes. Por más seguridad, protección y manutención que puedan sentir junto a sus padres, los hijos nacieron para surcar los mares de la vida, correr sus propios riesgos y vivir sus propias aventuras. Cierto es que llevan consigo los ejemplos adquiridos, los conocimientos obtenidos, pero lo más importante que llevan en el interior de cada uno, en el timón de su corazón, es la incansable búsqueda de la felicidad.
El lugar más seguro para el buque, es el puerto, pero el buque no fue construido para permanecer allí. Los padres piensan que son el puerto seguro de sus hijos, pero no pueden olvidarse que deben prepararlos para navegar mar adentro y encontrar su propio lugar donde se sientan seguros, con la certeza de que deberán ser en otro tiempo, un puerto seguro para otros seres (nuestros nietos).
No podemos trazar la ruta de nuestros hijos, lo que si podemos es ayudarlos a que lleven un buen equipaje lleno de valores como humildad, solidaridad, honestidad, disciplina y gratitud. Los hijos deben hacerse a la mar desde el puerto donde sus padres llegaron y como los buques, partir en busca de sus propias conquistas y aventuras. Con la preparación suficiente para navegar un largo viaje llamado vida, impartido por quienes tuvieron la certeza de que solo quien ama, educa….
Cuán difícil es soltar las amarras y dejar zarpar el buque!…
Sin embargo, el regalo de amor más grande que puede dar un padre a sus hijos, es la autonomía.
¡Hijos, buen viento y buena mar!!!