Por qué lloras mamá?

Voy con el permiso de ustedes a compartir un pedacito de mi vida, como siempre, que tal vez les pueda servir a muchos para reflexionar, esto me pasó hace como veinte años aproximadamente y es posible que le pueda suceder igual o parecido a cualquiera de ustedes.

Un día en la mañana, ya era yo una joven adulta, y como siempre mi mami me sintió despertarme y levantarme, se apareció en mi habitación con su gentil café para compartir aunque fuera ese momento juntas pues yo siempre andaba muy apurada y ocupada.

Ella era muy alegre, sería, sobria pero bromista también y esa mañana no pudo ocultar sus grandes y rasgados ojos llorosos; mi corazón sintió un dolor que era el de ella y le pregunté: “Por qué lloras mamá? ” respondió, “No hija no te preocupes, es solo que tu abuela ROSA (su madre) está cumpliendo veinte años de haber fallecido y cada año me hace más falta”.

Aquello me conmovió pero por unos segundos, porque en realidad yo no podía entender en medio de tanto agite de vida, viajes, negocios, fiestas, almuerzos, estudios, etc., cómo después de veinte años mi madre sentía más y más cada año la muerte de su bella e italiana madre, que se murió hablando solo su idioma nativo aún llegando cuando la guerra, y el idioma de sus padres franceses, porque tuvo un esposo (mi abuelo) tan celoso, y ella era tan bella, que ella poco socializaba, salvo con la familia e hijos. Imperaba el machismo indudablemente.

No les quiero aburrir con tantos pormenores, solo quiero dejarles como siempre la reflexión para que les sea útil a quien lo pueda necesitar.

Saben a qué se debe todo esto?

A que mi madre cumplirá mañana 16Marzo, veintiséis años de haber fallecido repentinamente y aunque sé que su energía me acompaña, cada año me hace más y más falta. La única manera de comprender aquellos ojos llorosos de ella que les acabo de contar, es sintiendo en carne viva el dolor de no tenerla y no poderla abrazar o compartir tanto con ella como lo hacíamos, porque también fue mi amiga por muchísimos años.

No hay misa, ni flores en la tumba, ni llamadas de consuelo que mitiguen ese dolor. Todos pasamos por esa experiencia. Por eso, la única satisfacción que disipa un poco, es haber hecho y haberle dado lo que esperaba de una y mucho más, como tantas veces dijo, y la joya más preciada que pude regalarle fue un nieto que le robo el corazón.

Concluyendo ya, les recomiendo que no esperen el día de la madre para quererla, quiéranla todos los días, disfrútenlas, porque a diferencia de todas las demás heridas de la vida que cicatrizan con el tiempo, esta duele más al pasar el tiempo.

Saludos,

Virginia

Twitter: equilibriolegal

Instagram: @virginiavillamedianamalpica

Facebook: Virginia Teresa Página Pública

Y tu, que hiciste por la patria?

En estos días que todos somos patriotas, todos criticamos, objetamos, etc., es oportuno hacer una reflexión a ver qué tan correcto es nuestro patriotismo, porque evidentemente cada uno de nosotros aporta un distinto grano de arena y también hay quien quita granos de arena. Veamos:

Nuestro alcalde es excelente y ha sido reelecto, no tenemos reproches y no conocemos de ninguna anomalía administrativa.

Nuestro gobernador nos ha movilizado varias veces a votar para diferentes cargos e incluso presidenciales y acudimos porque creemos en el, entonces es bueno. No ganó las presidenciales pero lo apoyamos a más no poder.

El actual presidente, no votamos por el, pero es innegable, aunque me caigan todos encima, que nos ha construido muchas viviendas para nuestros hermanos “sin techo” y adquirió muchos y elegantes autobuses para nuestros compatriotas sin vehículos propios.

Ese presidente no escogió estar allí en ese cargo, fue asignado por su antecesor.
Su antecesor LIBERTO A LOS POBRES, si, así es. Hizo un trabajo social profundo e importante, les dio viviendas, medicinas, médicos en los barrios, graduó muchos bachilleres, e incluso médicos y abogados. Hizo mucho por el analfabetismo. Llevo el petróleo a una gran bonanza económica y hasta se dio el lujo de hacer espléndidas donaciones a países “hermanos” de Latinoamérica.

Aquí no estoy nombrando los desastres que hicieron cada uno de ellos ni de nosotros, solamente estoy nombrando someramente las cosas buenas, las buenas obras y más destacadas, porque críticas, insultos, mentadas de madre, las hacemos todos los días y a cada rato, y si no pregúntame a mi, que tú sabes que ando por ahí conversando con Raimundo y todo el mundo.

Bueno, quedamos entonces con el segundo gobierno del gocho más simpático, si, ese, el de las chaquetas a cuadros, los largos brincos de charcos, las llamativas corbatas y la sonrisa alegre con toda la cara, ese que cuando saludaba al pueblo movía fuertemente sus brazos.

Siempre digo que “en el amor y en política, nunca segundas partes fueron buenas”; le tumbaron el muro del palacio de gobierno, porque el pueblo “supuestamente” tenía hambre.

Vino el ilustrísimo abogado DOCTOR en DERECHO LABORAL, si el esposo de la finísima y respetada primera dama, ella está en el grupo reducido, por cierto, de las más distinguidas y leales a las verdaderas causas sociales de una PRIMERA DAMA. Ese doctor le abrió las puertas de la carcel a quien luego se lanzara a la presidencia y que hasta el gato votó por él. El compitió con una de nuestras bellísimas misses de toda la historia. No le gustaban los ricos pero lo conocí precisamente en una cena en el mejor Restaurant capitalino para recaudarle fondos para su campaña electoral y allí no habían pobres porque hasta los empleados del Restaurant ganaban sueldo, comisión y ricas propinas, si, así era antes.

Bueno, han transcurrido unos cuantos años, vamos para dos décadas y como mencioné antes, no tocaré puntos de reproche, nada negativo.

Se nos murió el héroe de los pobres, de los jubilados. Aquel que cuando uno ponía el pasaporte en el mostrador de chequeo de cualquier aeropuerto del mundo, incluyendo el imperio, le decían a una “Oh Venezuela, oh CH”; ya no nombraban el país del petróleo y las mujeres más bellas. Imagínate tú la simpatía y carisma de aquel personaje por el que hasta yo lloré tanto cuando murió, yo que creía que ya no me quedaban lágrimas, y sin ponerme melodramática OJO!

Bueno, siguiendo con la idea del patriotismo, no puedo dejar de nombrar los tan odiados “pelucones”, porque no me vas a negar que el guapo y próspero PELUCON principal, nos produce las arepitas y las cervecitas, entre otros muchos productos tal vez no tan sabrosos pero tampoco menos importantes. Y, por ahí te vas porque hoy por hoy casi todos los compatriotas producen algo, aunque sea pulseritas para la “buena suerte”, o no?

Las llamadas “domésticas” en su mayoría o son ahora bachaqueras, o son peluqueras (sin menospreciar), pero claro, ganan mucho más, estoy de acuerdo con ellas aunque mis manos ya no estén tan bellas como antes, ahora, además de ejecutivas, criar los hijos, meter y sacar la ropa de la lavadora y la secadora, también fregamos la vajilla, pasamos la mopa, lavamos los baños, y siempre tenemos que estar boniticas y sonreídas, aunque no consigamos fácilmente cremita para las manos.

Bueno, para terminar porque ustedes saben que no nos gustan mucho las CADENAS, ya con el hecho de no robar, no delinquir, no j…. Al prójimo, criar bien y educar bien los hijos, preparándolos para generar fuentes de trabajo como lo hemos hecho nosotros toda la vida, enseñando EXCELENCIA y CALIDAD TOTAL a nuestros hijos, discípulos y allegados que lo requieran, produciendo cada quien a su manera, ya estamos haciendo PATRIA y sin tanto escándalo, ni alarde populista.

Saludos,

Virginia

Twitter: equilibriolegal

Instagram: @virginiavillamedianamalpica

Facebook: Virginia Teresa Página Pública